martes, 18 de marzo de 2014

Noventa años no son nada

Ya han pasado noventa años desde aquel lejano mes de marzo de  1924 en que la ciudad de Nueva York acogiese uno de los mejores y más interesantes torneos de la historia del ajedrez.

Todo tuvo su origen cuando a finales de 1923, en una reunión de importantes aficionados y mecenas del ajedrez en la ciudad de Nueva York, se comentaba la iniciativa de organizar el match entre Alekhine y Capablanca. Evaluadas las posibilidades se  descartó su organización por motivos económicos, pero si se vió la posibilidad de llevar adelante un torneo de maestros; incluso se  fijó un primer presupuesto de 10000 dólares como cantidad suficiente para  no fracasar.

Una comisión encabezada por el presidente del Manhattan Chess Club se encargó de todos los detalles organizativos, creó una lista de suscriptores y recabó los apoyos de importantes personalidades. Destacó la aportación del dueño del Hotel Alamac,  Sr Latz, facilitando los salones de su hotel para las partidas, así como la estancia gratuita de los maestros y una generosísima cantidad en metàlico de 2500$.

Hotel Alamac en Nueva York
Tomada de  www.cardcow.com

Resuelto el tema económico gracias a la iniciativa privada en aquellos EEUU de los felices años veinte y con un gran ambiente ajedrecístico animado por las actividades de Alekhine en el país, no quedó otra cosa que invitar a los mejores maestros europeos y americanos. A los Marshall, Alekhine, Capablanca y Eduardo Lasker, que ya se encontraban en América, se les unieron, el 8 de marzo provenientes de Europa en el trasatlántico "Cleveland", lo más granado del ajedrez del viejo mundo.

El torneo dio comienzo el 16 de marzo en el salón japonés del hotel Alamac donde, a doble vuelta con un total de 22 rondas, se enfrentaron un grupo extraordinario de grandes maestros del ajedrez representando tanto a la escuela clásica como a la hipermoderna.

Como ningún evento ajedrecístico está exento de sorpresas, este no lo fue menos, ya que el favorito para la victoria, el campeón del mundo Capablanca, se vio superado por el juego astuto y espléndido de un Emmanuel Lasker inspirado. La clasificación final sobre 20 puntos posibles se concretó así:

Dr E. Lasker......16
Capablanca.......14,5
Alekhine............12
Marshall............11
Reti..................10,5
Maroczy............10
Bogoljubow.......9,5
Tartakower.......8
F D Yates...........7
E  Lasker............6,5
Janowsky...........5








Emmanuel Lasker: Biblioteca Nacional de Israel. Colección Schwadron 
Tomada de:  Wikimedia Commons

Al ser un torneo muy bien patrocinado hubo todo tipo de premios en metálico. Los cinco primeros clasificados recibieron respectivamente:  1500$, 1000$, 750$, 500$ y 250$.  Los no ganadores cobraron 25$ por partida ganada y 12,50€ por partida entablada.  También se entregaron, por supuesto, varios premios de belleza; ganando el primero Ricardo Reti por su partida contra Bogoljubow. A estos se añadieron varios premios de menor cuantía, a la partida mejor jugada por no ganadores, a la mejor defendida y al mejor resultado obtenido por un jugador no premiado. 

Debemos señalar que este torneo generó paralelamente a su alrededor otros hechos dignos de mención, como la organización de una competición de problemas de ajedrez ganada por Reti, el desarrollo de un pequeño torneo de partidas rápidas ganado por Capablanca y muy especialmente la exhibición de Alekhine, posterior al torneo, batiendo el record mundial de partidas simultáneas jugadas a la ciega (+16 -5 =5).

No quiero terminar el artículo sin mencionar dos cuestiones:  
En primer lugar al que personalmente considero otro ganador, pero dentro del ámbito de la satisfacción personal, hablo de Ricardo Reti. Este maestro vio hecho realidad un sueño propio y a la vez de toda la escuela hipermoderna de ajedrez de la que era el máximo representante; me refiero a su triunfo sobre Capablanca usando su propia apertura. Esa manera de abrir el juego 1.Cf3 d5 2.c4 que origina la apertura Reti tuvo su puesta de largo en Nueva York 1924, se utilizó varias veces por los demás maestros participantes y cobró carta de autoridad en el mundo de Caissa.

Reti - Capablanca
Nueva York 1924

1. Nf3 Nf6 2. c4 g6 3. b4 Bg7 4. Bb2 O-O 5. g3 b6 6. Bg2 Bb77. O-O d6 8. d3 Nbd7 9. Nbd2 e5 10. Qc2 Re8 11. Rfd1 a5 12. a3h6 13. Nf1 c5 14. b5 Nf8 15. e3 Qc7 16. d4 Be4 17. Qc3 exd418. exd4 N6d7 19. Qd2 cxd4 20. Bxd4 Qxc4 21. Bxg7 Kxg722. Qb2 Kg8 23. Rxd6 Qc5 24. Rad1 Ra7 25. Ne3 Qh526. Nd4 Bxg2 27. Kxg2 Qe5 28. Nc4 Qc5 29. Nc6 Rc730. Ne3 Ne5 31. R1d5

Y por último quiero resaltar con mil y una admiraciones el libro del torneo escrito por A. Alekhine, con numerosos datos y todas y cada una de las partidas profundamente comentadas por el gran maestro. Según mi opinión personal, y he leido muchos libros de Alekhine en particular y de ajedrez en general, es el mejor libro que escribió el campeón del mundo. Tiene una calidad didáctica peculiar y una amenidad que me ha hecho releerlo numerosas veces. Actualmente es muy dificil de encontrar en papel, no así en edición digital en pdf. Existe una versión en español de la desaparecida editorial GRABO, aunque le han quitado algunos datos. Es un libro del que he aprendido muchas cosas y que todos los ajedrecistas deberían leer.

lunes, 10 de febrero de 2014

Los efectos de la Gran Guerra


Soldados del Regimiento de la Reserva de Infantería n.º 259 jugando al ajedrez y a las cartas durante la Gran Guerra.Tomada de www.flickr.com/photos/drakegoodman.

Cuando los cuatro jinetes del Apocalipsis cabalgan capitaneados por la guerra sus efectos sobre nosotros son demoledores. Muerte y sufrimiento aparecen por todas partes y todo vestigio de cultura se destruye sin piedad. El ajedrez no queda inmune a estos efectos y sufre las consecuencias. Podemos decir que los jinetes del Apocalipsis no saben jugar al ajedrez. Evidentemente las dos grandes guerras mundiales fueron devastadoras para el juego de Caissa.
Este año se cumple el centenario de la llamada Primera Guerra Mundial, lo que nos da pie para recordar los siguientes hechos: el último gran torneo que se jugó en Europa a finales de julio de 1914 fue el de Manhein, que tuvo que ser suspendido poco después de que Austria llamara a la movilización militar general. Algunos jugadores como Marshall, pudieron regresar a su país y seguir jugando, pero otros quedaron fuera de los torneos durante muchos años, incluso un  grupo de los participantes en Manhein fueron encarcelados durante cierto tiempo. Ossip Bernstein no participó en  competiciones durante dieciocho años después del de St. Petersburg. Aaron Nimzovich estuvo ausente del ajedrez hasta 1920.
                Pero el sacrificio de otros fue aún mayor, como el de Karl Schlechter. Debilitado por el hambre, el gran maestro Austriaco falleció de neumonía en la Navidad de 1918. También hubo otras tristes casualidades. El presidente de la Federación Británica de Ajedrez F.G. Maumann, falleció en Mayo de 1915 junto a otras 1200 personas cuando el S.S. Lusitania, en ruta entre New York y Liverpool, fue hundido por un submarino alemán. Ese mismo año el S.S. Hesperian también fue hundido con todas las copias del número de septiembre de la revista British Chess Magazine, dispuestas para su distribución en América.
                Uno de los pocos afortunados, entre los grandes maestros, fue Frank Marshall. En la neutral Estados Unidos pudo participar en dos torneos mayores durante los cuatro años y medio que duró la guerra. La siguiente partida es una de las últimas que jugó en Europa antes de estallar el conflicto.


Marshall - Reti
Mannheim, 1914
(Tomada de ANDY SOLTIS, Frank Marshall, United States chess champion: a biography with 220 games, Jefferson, North Carolina, McFarland & Company, 1994) Los comentarios han sido traducidos por el autor del artículo.

1.d4 d5 2.c4 e6 3.Cc3 Cf6 4.Ag5 Ae7 5.e3 0–0 6.Rc1 Ce4 7.Axe7 Dxe7  8.cxd5 Cxc3 9.Txc3 exd5 10.Dc2 c6 11.Cf3 Cd7 12.Ad3 Cf6 13.0–0 Ag4 14.Ce5 Ah5? Parece una idea natural para cambiar los el alfil en g6, pero solo trae problemas al negro 15.f4! Ce4 Ahora 15...Ag6 podría ser respondido con 16.f5,y otros movimientos invitarían a la preparatoria 16.h3 (o la inmadiata 16.g4). Ahora las blancas no pueden capturar dos veces en e4 por 17...f6. Pero pueden jugar  16.Axe4 dxe4 17.g4 Ag6 18.f5 f6 19.Cxg6 hxg6 20.fxg6 f5 21.gxf5 Dg5+ 22.Dg2 Txf5 23.Txf5 Dxf5 24.Tc5 Df6 25.Th5! Anticipándose a 25...Tf8, la cual permitiría ahora 26.Th8+! y 27.Dh3+ mate. A la inmediata 25.De4 seguiría 25...Tf8 26.Dg2 De6! 27.e4 Tf6 28.Tg5 Dc4 con contraataque. Marshall ahora no da a las negras ninguna oportunidad. 5...Te8 26.Dg4 Te6 27.Tg5 Td6 28.h4 Te6 29.h5 Te8 30.Tf5 De6 31.Tf4 Dd5 32.Df5 Rinden 1–0